Publicidad

Feria del Stock 2020
Hoy es

La columna de Valentín Tomé. Res publica. La complejidad y la moralidad

En las últimas décadas el campo de la Ciencia se ha visto dominado por un nuevo paradigma, el de las Ciencias de la Complejidad

Básicamente se trata de romper con el carácter reduccionista y determinista de la ciencia newtoniana para aproximarse a la realidad desde una manera más holista, relacionando diferentes campos del saber aparentemente independientes

Así, un sistema podemos decir que es complejo cuando está compuesto de partes interrelacionadas que como un conjunto exhiben propiedades y comportamientos no evidentes a partir de la suma de las partes individuales (el todo es mayor que la suma de las partes como pensaba Aristóteles). Estas propiedades nuevas e inesperadas reciben el nombre de propiedades emergentes. Sin entrar en excesivos detalles, podríamos poner como ejemplos de emergencia el surgimiento de la vida a partir de lo inanimado o de la mente a partir del sistema nervioso.

Günther Anders 001

Es evidente que miremos a donde miremos nos encontraremos en multitud de ocasiones con sistemas complejos, pero si hay un sistema que ha aumentado fuertemente su grado de complejidad en los últimos decenios ese es el de las sociedades humanas y sus nuevas tecnologías asociadas, de tal manera que hay incluso algunos autores que hablan de un mundo hipercomplejo. En los últimos años hemos sido testigos de la emergencia de un nuevo orden mundial multipolar; la eclosión de problemas ambientales y los movimientos ecológicos; el incremento de la pobreza y el desempleo; la crisis económica a escala mundial; la escalada de los conflictos geoestratégicos; o la radical transformación de las relaciones en los roles de género, en el trabajo y en la familia. Al mismo tiempo, las nuevas tecnologías han facilitado la creación de una “aldea global” a escala planetaria con multitud de consecuencias socioculturales asociadas a la comunicación, inmediata y mundial, de todo tipo de información. No ha habido otro tiempo en la historia donde el ser humano haya estado más conectado globalmente con su propia especie que en la actualidad.

Ante tanta complejidad desplegada, muchas veces no somos conscientes de que nuestros códigos morales básicos se han quedado totalmente obsoletos, ya que fundamentalmente nuestra mente ha evolucionado a partir de la iteración con un pequeño grupo de personas en un entorno geográfico muy reducido y con una tecnología rudimentaria donde todo resultaba bastante predecible.

Günther Anders 002

El filósofo polaco de origen judío Günther Anders fue uno de los primeros en darse cuenta de esta “obsolescencia” de lo moral, aludiendo a un nuevo concepto que él denominó “el desnivel prometeico”. El lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima durante la II Guerra Mundial impresionó tan profundamente a Anders que fue la fuente de inspiración para este concepto, el cual hace referencia a los efectos desmesurados que se pueden producir, gracias a la técnica, con acciones insignificantes. Si al apretar un botón, podemos matar a 200.000 personas, existe una desproporción tan grande entre la acción y sus efectos que la imaginación inevitablemente se desorienta. Y cuando la voluntad está separada de sus efectos por una complejidad tan enorme, la voz de la moral se desconcierta por entero.

Hoy no basta con la determinación de “no violar los mandamientos”, de hecho, esto puede llegar a convertirse incluso en una receta envenenada. Así por ejemplo, en las minas de coltan, ese mineral que resulta fundamental para el desarrollo de la telefonía móvil o de las nuevas tecnologías, trabajan miles de niños esclavos y cada kilo del mismo le cuesta la vida a dos personas en la República Democrática del Congo, el cual posee el 80% de las reservas mundiales de este nuevo “oro negro”. En este país, más de 120 grupos armados se lucran de la extracción ilegal de coltan para comprar armas con las que cometen masacres masivas sobre poblaciones civiles, violan indiscriminadamente a mujeres y niñas y secuestran a niños para convertirlos en máquinas de matar. Por lo que podemos afirmar sin temor a equivocarnos que su smartphone de última generación, que su tablet o que su ordenador portátil están manchados de sangre. O de la misma forma, a golpe de teclado frente a una pantalla de ordenador, miles de inversores financieros, que no han plantado una semilla en su vida, especulan con el precio de los alimentos básicos provocando hambrunas en diferentes zonas del planeta. Y todo esto ocurre en Occidente sin que nadie viole ningún mandamiento.

Günther Anders 003

Estos fenómenos emergentes requieren de una nueva moral, pero ¿en qué consistiría ésta? Lo primero de todo pasaría por reconocer que aunque a veces, dada la enorme complejidad del mundo actual, no tengamos claro que está bien y que está mal, hay una cosa que con total seguridad es mala: el hecho mismo de que exista un mundo así. Por lo tanto aquel viejo lema de los movimientos antiglobalización “otro mundo es posible” se convierte en un imperativo ético insoslayable. Un mundo en el que llamar por el móvil tiene algo que ver con ciertas guerras genocidas en el Congo es un mundo intolerable. Pero es el mundo lo que es intolerable, no nosotros. Ahora bien lo que sí es también intolerable es que aceptemos de brazos cruzados esa clase de mundo.

Publicidad

Feria del Stock 2020
gifaperturalento
Foto inicial anuncio prensa

publicidad

vente de copas
logo press
loco don dir web
logo mayo 2019
gifpromocion

aupa

aupa extremadura logo
Foto inicial anuncio prensa
 logo periodico 2019
 

logo para publi